sábado, 13 de octubre de 2012

Antimonium tartaricum: trastornos pulmonares

(Tártaro emético)


Su aplicación clínica se ha limitado enormemente al tratamiento de las enfermedades respiratorias (bronquitis, insuficiencia respiratoria, etc.).

Hay autores que lo consideran el específico del Cólera morbus

Es un remedio muy adecuado en niños y ancianos, por ser etapas en las que las mucosas están debilitadas y son más vulnerables


SÍNTOMAS GENERALES

- Se caracteriza por gran acumulación de mucosidad en las vías aéreas con poca expectoración.
- Somnolencia, debilidad y sudor en sus trastornos.
- Aversión a que lo toquen o miren.


SÍNTOMAS MENTALES

- Vértigo y somnolencia. Gran desaliento y estupor. Confuso.


SÍNTOMAS LOCALES

- Cara pálida, fría, cubierta de sudor. Color azulada, como cianótica por falta de oxigenación.
- Lengua saburral, pastosa, blanca y bordes rojos.
- Náusea, arqueo y vómito (excepto sobre el lado derecho), aliviados después del mismo. Sed por agua fría, poca y frecuente, y deseo por manzanas, frutas y ácidos en general. Eructos ofensivos.
- Respiración difícil, rápida y corta (insuficiencia respiratoria). Tose y boquea consecutivamente. Bronquios cargados de mucosidad. Edema y amenaza de parálisis pulmonar.
- Erupción pustular, deja marca roja-azulosa (cicatrices de varicela y acné).


MODALIDADES

Mejor, al aire libre, sentado derecho, por eructos y expectoración; acostado de lado derecho.
Peor, en tiempo húmedo, frío; acostado en la noche, calor del cuarto, por el cambio de tiempo en primavera; por los ácidos y lácteos.

Es uno de los remedios que denominamos resolutivos, es decir aquellos casos en los cuales necesitamos resolver el cuadro que se haya estancado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario